La última mentira del desahucio de Calais: UK dice no a casi 3.000 menores con los que se había comprometido

Podía sospecharse que sería así y finalmente se confirma.

Theresa May, primera ministra británica, se pasa por el forro la promesa de acoger a 3.000 niños y niñas y ofrecerles un lugar seguro. A 3.000 niños y niñas que están SIN COMPAÑÍA, ahora mismo tirados a temperaturas bajo cero por las calles de París, en Grecia (donde la semana pasada murieron de frío 3 personas) o en el campo de refugiados de Calais, de donde JAMÁS SE LLEVARON A TODOS LOS MENORES (simplemente lo incendiaron todo para la foto y para complicar la vida a los que seguían estando allí y a los que seguían llegando -suena estúpido por inútil y por cabrón, pero es así: los dejaron sin agua potable siquiera, los niños se lavaban la cara con el agua de los poliklins, infectados a unos niveles que nadie se puede imaginar-).

calais-04

En octubre de 2016, cuando empezaron con la pantomima de que desalojarían decentemente La Jungla de Calais, de que tramitarían las situaciones de sus residentes y de que iban a aceptar a estas 3.000 criaturas que además, por ley, ya tenían que estar en UK (la mayoría por tener familia allí -como si tuviera que hacer falta tener familia en algún lado para que te “aceptaran”, ¡¿no?!-), la campaña mediática en toda Europa fue brutal.

Aunque fuera un problema fronterizo británico, incluso los medios españoles y catalanes, pasotas a más no poder con el tema de Calais, se tragaban y difundían la palabrería prometida. Y es más, ¡nos invitaban a dar por bueno que aceptarían 3.000 menores! ¡Como si no hubiera un montón de menores más! Y jóvenes, señoras, señores, familias que merecieran un lugar! Toda esa gente no pasa nada, ¡deportadlos! ¡Echadlos bien lejos como propietarios de la tierra que sois! A Sudán, donde te matan si no te unes a la guerra, o a Afganistán, donde te parten por la mitad si no eres talibán! ¡Viva la vida, viva Europa y viva nosotros! Acogemos 3.000 menores, ¿habéis oído? ¡Molamos un montón! Los demás, ¡haber nacido aquí! ¡Nosotros primero, coleguillas!

El caso es que los residentes de La Jungla, conocedores de cómo funcionan las cosas en Europa, no se creían nada de nada y temían una deportación masiva. Y en los días previos al desalojo, todos salieron disparados de Calais. La gente se fue. Para donde pudo, para donde fuera. Habían hecho demasiado como para que ahora alguien los mandara de vuelta a su país o a lo que quedara de él. Los refugiados, fueran de la edad que fueran, se ofrecían a las mafias, dejándose todo el dinero que tuviesen, jugándose la vida literalmente una vez más.

Desaparecieron centenares de personas y niños… Y llegaron las administraciones europeas con policías con la cara tapada, gases lacrimógenos, metralletas y grúas (PORQUE, ¿VERDAD QUE PARA DESALOJAR SIGUIENDO CRITERIOS HUMANITARIOS HACEN FALTA METRALLETAS?), lo destrozaron e incendiaron todo, llenaron unos cuantos autocares y se llevaron a la gente a “Centros de Recepción” repartidos por toda Francia que eran en realidad Centros de Internamiento de Extranjeros, desoyendo a los cooperantes y voluntarios que ponían el grito en el cielo porque se dejaban atrás niños y adultos en el lugar donde ya no tenían ni su tienda de campaña, porque solo quedaba el gran incendio que la misma policía había provocado.

PERO LES DABA IGUAL, PORQUE TODOS LOS MEDIOS REPETÍAN ACRÍTICAMENTE QUE SÍ, QUE CALAIS ESTABA CORRECTAMENTE DESAHUCIADO, QUE AHÍ YA NO QUEDABA NADIE, QUE SE IBAN A TRAMITAR LAS SITUACIONES DE LOS REFUGIADOS Y QUE IBAN A ACEPTAR LOS 3.000 MENORES.

Suerte que los voluntarios de Calais sabían que Calais no iba a dejar de existir y siguieron allí, salvando la vida LITERALMENTE a los re-re-reabandonados.

Insisto: sin techo, sin agua potable, sin comida, sin NADA. Y los refugiados, viendo sus hogares en flamas otra vez, ahora en Europa.

Meses más tarde, con la población en la Jungla de Calais creciendo de nuevo y con los refugiados dispersos por las calles de media Europa, Theresa May nos confirma que sí. Que no le importa nada, que se nos mea en la cara y que nos mintieron descaradamente una vez más.

Theresa May, François Hollande, Mariano Rajoy, presidentes europeos en general, Carles Puigdemont, Ada Colau (Barcelona ¿Ciudad Refugio?), sois responsables de acoger estas personas os ampare la ley o no.

 

Texto de Joan Cabasés Vega  @JohancVega   

Joan Cabasés Vega es periodista y ha sido voluntario en la Jungla de Calais 

9 de febrero de 2017